Buscar este blog

Mostrando las entradas con la etiqueta ochun. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta ochun. Mostrar todas las entradas

viernes, 29 de abril de 2016

Aquí́ fue donde por primera vez la mujer pasó a tener Ikofá y fue Ochún

Ikú vivía con Oduduwa y era quien custodiaba el secreto de Ifá́. Ikú (El Señor de la Muerte) estaba enamorado de Ochún Larin y para lograr que ella le correspondiera a sus intenciones, este siempre le hablaba y le entregaba secretos de Ifá́, entre los cuales le entregó dos Adele (Ikin consagrado) de los que Oduduwa mantenía guardados en su casa.

Sin embargo, ni aun así́, Ikú conseguía que Ochún se fijara en él y le correspondiera, pues Ochún Larin de quien estaba enamorada, era de Orunmila. Al enterarse Ikú de estos sentimientos y porque no era correspondido, trató de destruirla.

Todos los días Ikú enviaba sombras malas a Ochú, razón por la cual, ella siempre estaba sintiéndose mal. Ochún estaba embarazada de Orunmila y ella sentía miedo de que Ikú acabara también con su hijo. Como Ochún era muy amiga de Yewá, fue y le llevó pescado de regalo y comenzó́ a llamarla. En ese momento Yewá apareció́ y vino hacia ella con un AGBON NI OSHE YAKATA, que es una cesta muy bonita forrada en cuentas de Orunmila y corales.

De esta forma, Yewá acompañó a Ochún a casa de Orunmila, quien al lanzarle Ifá́ le vio el Odu Odi Meyi. Orunmila le dijo que para que el hijo de ambos pudiera nacer, debía darle el secreto de Ikofá. Fue entonces que Orunmila le pidió́ a Ochún los dos Adele ni Ifá́ que Ikú le había entregado y los colocó en el piso y cantó. Una vez realizado esto y haber cantado, Orunmila le puso los Adele en las manos a Ochún y llamó a Awó Akide, Aseto y Awé, quienes eran hijos de él con Yemayá, para que le lavaran y CONSAGRARAN el Ikofa a Ochún.

Entonces movían los Adele de Ochún junto con los de Orunmila y Ochún los iba cogiendo hasta sacar Odi Meyi y entonces le entregaron a Ochún el secreto de Ikofá y así́ se pudieron salvar todas las mujeres y los hijos de quien ellas nacían y se entregó el primer Ikofá para la mujer en el mundo.

No hay que ir muy lejos para ver que de lo que se trata esta ceremonia, es una iniciación, donde la mujer evita la muerte (función real de la INICIACIÓN de Ifá́) y que además las prepara para la continuación de esta ceremonia, que las lleva a poder completar su consagración como Apetebí Ayafá.